dimarts, 8 de maig de 2018

El día de la madre cuando intentas quedarte embarazada

El domingo fue el día de la madre, un día que es especial y no sólo desde que llegó la enana a mis brazos.
Cuando estaba viva mi madre me encantaba elegir su regalo, semanas antes ya estaba pensando en qué comprarle o hacerle, llevarla a comer fuera y hacerla feliz, ella se lo merecía. Cuando murió no quise que este día fuese triste, aunque está en mi pensamiento a diario ese día si cabe pienso más en ella.
El primer año que estuve sin ella además me habían operado hacía una semana de los miomas así que aunque me pilló un poco bajita de moral, decidí buscar el lado positivo a la situación y pensar que estaba en el camino a la maternidad así que también era mi día.
Al año siguiente, totalmente inmersa en la vorágine de la RA sentí que si o si ese día yo también tenía mucho que celebrar porque, al fin y al cabo luchar durante tanto tiempo para ser madre ya te convierte en madre.
Y como la vida cuando la analizas de año en año no deja de sorprenderte, al año siguiente ya tenía a mi enana conmigo, con tres mesecitos recién cumplidos y haciéndome más feliz que una perdiz.
Este año como cualquier domingo lo he pasado con ella, disfrutándola y mimándonos, sin necesitar absolutamente nada más que su alegría y felicidad, porque con ella, todos los días son el día de la madre.
Así que si estás en proceso de maternidad te deseo aunque sea con retraso un feliz día de la madre, porqué tu ya eres mamá y eso no te lo puede negar nadie.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada