dissabte, 28 d’abril de 2018

Pulsera para quedarse embarazada

Hace días vi la noticia, el primer bebé en España que nace gracias a una pulsera que te indica los 5 días más fértiles de tu ciclo.
Se trata de una pulsera, similar a las que usan los runners, que con sus sensores mide diversos parámetros de tu cuerpo y con ello predice el momento más fértil del ciclo.
Parece una opción interesante, si me animo a ir a por el 2º no descartaría probarla, porque acabé de las tiritas de ovulación hasta el moño. Lo malo el precio 250€.
Os dejo el link a muy interesante donde lo explican bastante bien.
https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/una-pulsera-inteligente-para-buscar-el-embarazo-531492687854


divendres, 27 d’abril de 2018

Cuando a tu alrededor todas están embarazadas menos tu

Una de las cosas que más sufrimiento me generó de todo el proceso fue que coincidió que todas mis amigas se quedaron embarazadas durante el tiempo en que yo estaba intentándolo sin éxito. Y es que cuando algo que se supone que es fácil de conseguir no llega y ves como a todos los que te rodean les ocurre con tanta facilidad te frustras como no está escrito, o al menos es lo que me pasó a mi.
En ese momento era consciente de que tenía envidia pura y dura, pero oye, ¿y qué?, estaba agotada y ellas tenían lo que yo no conseguía.
Al principio lo llevé con deportividad, se formaba un nudito de dolor al que ignoraba y tiraba para adelante. Que conste que cada embarazo de mis amigas me daba mucha alegría, pero dentro de mi había un puntito de dolor.
La cosa empezó a empeorar cuando mi primo, que es como mi hermano, anunció que iba a tener un bebé. Adoro a mi primo y ese bebé me llenaba de alegría, la quería tanto como a su padre y estaba deseando conocerla, desde que supe que venía a este mundo la amé con todo mi corazón, pero... no podía evitar sentir esa pena, ese dolor por no ser yo la que estaba esperando un bebé. Creo que fue de las sensaciones más raras que he experimentado en mi vida, alegría y pena a la vez además de enfadarme conmigo misma por ser tan egoísta y no sentir sólo alegría. La tontería se me quitó en cuanto la tuve en brazos por primera vez, ya sólo sentía amor y emoción.
Toqué fondo cuando una de mis mejores amigas se quedó embarazada. Recuerdo que estaba dando una clase particular a un niño y en un momento que miré el whatsapp vi la ecografía. Buff!!!, las lágrimas se me saltaron solas, no las pude controlar. Imaginad el niño con que cara me miraba, me levanté diciendo que tenía alergia a las flores que había en la mesa y me fui al baño a intentar calmarme. Acabé la clase como buenamente pude y nada más salir llamé a mi tía, necesitaba verbalizar lo que estaba sintiendo, me superaba la situación. Nuevamente era esa mezcla de alegría por el bebé que viene y dolor por el que no viene, esta vez sentía más dolor que otra cosa, y a esto tocaba sumarle el sentimiento de culpa por ser tan egoísta.
A veces creo que soy una especie a Ave Fénix que sale reforzada de sus cenizas. Aquí toqué fondo y decidí trazar un plan ( cuando tengo un problema difícil trazo planes para solucionarlos, igual no funcionan pero me da tranquilidad saber que tengo un plan al que atenerme). Se había acabado el sentarme a esperar que llegase el embarazo, tenía que conseguir el dinero de donde fuese para ir a una clínica de RA, ya tenía ahorrada una parte, así que esa semana empecé a moverme, pedí cita en la clínica que ya tenía elegida y empezó la siguiente fase del proceso que ya os iré contando.

Desde la distancia analizo las sensaciones que viví en aquellos momentos y creo que tenía derecho a sentir ese dolor, era completamente comprensible y no debí juzgarme a mi misma por sentirme así. La pena por no conseguir lo que yo quería habría sido la misma, pero al menos me habría quitado de encima esa sensación de culpabilidad y egoísmo.
Si estáis pasando por algo así no os juzguéis, los sentimientos son los que son y no puedes controlarlos. Si crees que no puedes manejar la situación ponte en manos de un profesional, o al menos comparte lo que sientes con alguien que te de su apoyo, no te enfrentes a esto sola.


dilluns, 16 d’abril de 2018

TEST DE OVULACIÓN

Como ya sabréis el momento ideal para intentar concebir es el momento de la ovulación. Esto en un ciclo idílico de 28 días suele suceder en torno al día 10. ¿Porqué digo lo de idílico?, porque no todos los ciclos duran lo mismo y aún siendo de 28 días la ovulación puede ocurrir antes o después.
Hay muchas maneras de saber si estamos ovulando. Si te conoces a ti misma seguramente notarás las señales, o no, pero en general hay un aumento del moco cervical, aumento de temperatura los días previos, sentido del olfato desarrollado, mayor apetito sexual o sensibilidad en las mamas.
Si no notas las señales, lo cual es muy normal, y si tu ciclo es irregular es importante saber en que momento estás ovulando para aumentar las probabilidades de quedarte embarazada. Para esto se inventaron los test de ovulación.
Estos tests se basan en captar el pico de LH que ocurre entre 12 y 24 horas antes de la ovulación. Esto quiere decir que en el momento en que tienes un positivo en el test LH, tienes que mantener relaciones sexuales de 24 a 36 horas después.
En el mercado encontrarás diferentes tests, con diferentes formatos. Ten en cuenta que todos se basan en lo mismo, detectar la presencia de hormona LH, así que la diferencia de precio la marca no la calidad o efectividad, sino la comodidad y sencillez de uso.
Los más conocidos y caros son los clearblue. Con ellos haces pipi en la tira reactiva, esperas tres minutos y en la pantallita te sale una carita sonriente si estás ovulando. Son fáciles de usar y por eso son una buena opción si quieres estar más segura de si lo estás haciendo bien.
Los más sencillos y que son los que se usan en laboratorio, son los test en tiras reactivas. Haces pipi en la tira y si salen dos rayitas estás ovulando, si sale sólo una, la de control -, no estás ovulando. Recomiendo los que tienen una sensibilidad de 25mLU/mL.
Yo compré los de tira porque los conocía y porque los clearblue me parecían caros teniendo en cuenta que el fundamento y sensibilidad de ambos es el mismo. Los venden tanto en farmacias como por Internet, en farmacias son más caros y por Internet hay que buscar un sitio de confianza.
Os cuento mi experiencia con las tiritas. Yo tengo tendencia a pensar que cuando algo sale mal siempre es culpa mía, por ejemplo, no me quedo embarazada porque algo hago mal, así que el primer mes de test de ovulación cuando vi que no estaba embarazada enseguida pensé que algo había hecho mal. La verdad que cuando los usé tuve mis dudas, yo veía dos rayitas allá donde mi marido no veía nada así que no las tenía todas conmigo sobre cuando había sido el positivo real.
Lo que hice fue hacerme una planilla de test de ovulación para conmprobar exactamente cuando era la ovulación. Mi consejo es hacer lo siguiente:
En cuanto se va la regla empezar con los palitos, un pipi al dia, siempre a la misma hora, para mi mejor a mediodia ya que lo aconsejado es que no sea el primero de la mañana y que lleves aguantando unas 4 horas. Lo pegas en tu tabla y pones la fecha.
A partir del día 8 hacer dos test al día, y si intuyes muuuuy lejos la segunda rayita empezar con relaciones día si, día no, hasta la regla, o mejor, la no regla.
Creo que estuve tres meses más o menos con los palitos, me los llevaba a todas partes. Acabé muy harta de hacer pis en palitos. Llegó un momento que empecé a saber cuando estaba ovulando, creo que los test me enseñaron a identificar los síntomas.
La foto es horrorosa pero es la planilla que me hice en su momento. No se ven bien las dos rayita pero ovulé el día 10, aunque desde el día 8 ya se intuía la segunda raya.





divendres, 13 d’abril de 2018

EDAD DE LA MATERNIDAD

Ayer leí la noticia que las mujeres retrasan la maternidad por la inestabilidad económica y que al 61% le gustaría tener dos hijos. "https://www.larazon.es/familia/el-50-de-las-espanolas-retrasa-la-maternidad-por-la-falta-de-estabilidad-economica-EB18084716".
 Desde luego han descubierto Roma, si miro hacia atrás no he hecho más que currarme ( o al menos intentarlo) y aún así de estabilidad nada. Por cierto mañana me presento a oposiciones después de 7 años sin convocarlas...
Lo de querer más de un hijo, pues si, a mi me encantaría tener tres, me conformaría con dos pero visto lo visto creo que sólo puedo mantener a una.


dilluns, 9 d’abril de 2018

ESTAMOS EN TRATAMIENTO DE FERTILIDAD. Contarlo o no?

Cuando tomas la decisión de empezar con el tratamiento de fertilidad o si ya estás en ello puede que tengas el dilema de compartir o mantener en secreto el proceso por el que estas pasando.
Cada persona es un mundo y conoce sus circunstancias y el ambiente que le rodea, en base a eso decidirá si compartirlo y con quien o cuando, pero creo que hay algunas pautas que te pueden ayudar a decidir:
En primer lugar,hagas lo que hagas no debe suponerte más estrés.
Si decides contarlo seguramente te sentirás arropada y te quitarás de encima las preguntitas de ¿y tu para cuando?. En los momentos de bajón tendrás un hombro sobre el que llorar, y en los de euforia alguien con quien compartirlo.
Una de las desventajas de contarlo es que te estén preguntando al respecto, y que aún con cariño te generen más estrés. En este caso creo es tan simple como decirlo,"mira estamos en tratamiento de RA pero estoy agobiad@ y te agradecería que no me preguntes al respecto, ya te iré contando yo". Quizá pienses que es un poco radical decir algo así y que la otra persona te pregunta porque quiere formar parte del proceso, pero creo que hay momentos en la vida en que hay que ser egoísta y tener claro lo que se quiere aguantar y lo que no, además en este caso hay que evitar el estrés en la medida de lo posible. Imagina que saben que el día tal te hiciste una inseminación o una FiV y la cosa no ha ido bien, si te preguntan y en ese momento no te apetece dar explicaciones o volver a recordarlo pasaras un mal trago. Si ya has avisado que serás tu quien comunique como van las cosas, siempre serás tu quien maneje la situación.
Si decides no contarlo, que no sea por esconderte o por vergüenza sino por decisión. No poder concebir sin "ayuda" no es algo de lo que avergonzarse ni por lo que esconderse, es un proceso por el que has decidido pasar, les guste o no a los que te rodean, y por tanto sólo tu y tu pareja tenéis derecho a opinar.
En este caso has de tener en cuenta que no contarlo implica no compartirlo, ni los momentos esperanzadores ni los malos, y esto te puede generar sentimientos de soledad y por tanto, generar más angustia.
Piensa que puedes elegir contárselo a unas pocas personas de tu entorno, con quien te sientas a gusto y en confianza y que sepas que van a darte su apoyo y comprensión. Yo lo hice así,lo comenté con aquellas personas que sabía estarían a mi lado y me darían su apoyo sin atosigarme.
Si me lees cuéntame algo, porfa!

dimarts, 3 d’abril de 2018

CLINICAS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA. CÓMO ELEGIR

¿Qué tal las vacaciones? A mi se me han hecho cortísimas :(
Bueno, hoy quiero plantear un dilema al que muchas veces se tienen que enfrentar aquellas personas que deben someterse a un tratamiento de fertilidad, elegir una clínica.
Vamos a meternos en situación, una pareja que ya pasa la treintena y se ha encontrado que deben realizarse alguna técnica de RA, ¿cuales son sus opciones?
Por un lado está la Seguridad Social que como todo tiene sus ventajas y desventajas.
Que conste que soy defensora de la sanidad pública y creo que para las cosas importantes de verdad siempre es la mejor opción. En cuanto a reproducción asistida, pude ver desde dentro que funciona mejor que muchas clínicas privadas y las técnicas empleadas son tan moderna y punteras como la que más, pero tiene una gran pega, los tiempos y las restricciones. Aunque la normativa cambia según la  Comunidad Autónoma, los tiempos de espera son bastante largos en general, llegando a rondar los 5 años, y hay restricciones de edad. Por tanto una pareja con 30 y algo, entre que se hacen las pruebas y entran en lista de espera se pueden encontrar que quedan excluidos del proceso por edad.
La otra alternativa son las clínicas privadas. En España hay clínicas especializadas en RA en el top ten mundial de centros de RA pero claro, esto tiene un coste económico, y no todo el mundo se lo puede permitir.

Si optas por una clínica privada hay diferentes cuestiones que debes tener en cuenta.
Para mi lo más importante es la confianza que me inspire el centro, sus profesionales y por supuesto sus estadísticas de éxito.
La confianza te la va dar la fama que tenga la clínica, si conoces a alguien que te la haya recomendado y sobretodo las sensaciones que te transmita cuando vayas por primera vez. Las estadísticas de éxito las podrás consultar en su web o preguntarlo allí directamente.
Hay muchas clínicas muy buenas, que te atienden muy bien y con estadísticas muy favorables.
Actualmente casi todas las clínicas ofrecen una primera visita médica gratuita. Mi experiencia en este sentido fue muy positiva (excepto en el caso que os contaré después).
Cuando tuve que elegir clínica hice una lista, si me basaba en criterios médicos lo tenía bastante claro pero el factor económico era limitante, por desgracia. Elegí una clínica que me dio mucha confianza desde el principio, no era ese instituto tan famoso cuyos anuncios me enfermaban cada vez que los ponían en la tele, pero tenía también muy buenos resultados. Hubo varias cosas más que me gustaron, las instalaciones eran una pasada y no sólo por lo bonitas, la doctora que nos atendió ya el primer día, además de mostrarse empática y realmente interesada por el caso, nos dio explicaciones muy claras de cual pensaba ella que era el mejor camino a seguir y en qué consistirían las técnicas a realizar, incluso me pautó el tratamiento hormonal a seguir antes de la primera inseminación. Además nos ofrecieron el servicio de psicologia, que recomiendo mucho y para mi fue muy acertado. El presupuesto del tratamiento nos lo dieron en una sobre en recepción antes de marcharnos, de una forma muy respetuosa y casi que quitándole importancia. Nos hicieron unas tarjetas con un pin para acceder a través de la web a un área personal donde gestionar consultas con la doctora, la psicóloga y los pagos. Las veces que fui a esta clínica salí esperanzada, con esa sensación de buen rollito que en esos momentos hacía mucho a mi estado de ánimo.
Aunque ya habíamos tomado una decisión, y incluso nos habíamos visitado un par de veces en la clínica "buena", tuve la maravillosa (modo irónico on) idea de consultar en una cadena de clínicas que estan apareciendo como setas. Esta genial idea se me ocurrió porque consultando su web los precios eran muchisisisismo más bajos que en cualquier otra clínica, y yo, que en esos momentos no pensaba con claridad creí que no perdía nada por ir ya que también prometían una primera visita médica gratuita. Lo que no me gustó:

  • Llegas a la clínica y te encuentras que es una clínica de medicina estética y que la parte de RA está en segundo plano. De hecho, la comercial que me atendió me dijo que compartían espacios con la clínica de estética para que así nadie te vea entrar en una clínica de RA. ¿Perdona? es que es algo malo, de lo que hay que esconderse y mantener en secreto?uy si, mejor que la vecina cotilla piense que me he puesto tetas o botox, en fin...
  • En la primera visita nos atendió una comercial, muy mona ella, pero sin formación médica. La señorita casi que lo primero que hizo fue hablar de presupuestos y ofrecer una serie de servicios que oye, si hacen falta vale, pero sin saber exactamente cual es nuestro caso,pues como que no. Nos dijo que claro, con nuestra edad para que hacer intentos con IA, que mejor ir directamente a FIV y así asegurar el éxito. Afirmar algo así es como decir que es mejor matar a una mosca a cañonazos porque como la bala es más grande seguro que le das, y decir algo así sin formación médica y son haber visto ni un sólo informe nuestro me hace pensar que era un tema de interés económico (una FIV cuesta lo que 3 IAs) que no médico.
  • La presión por pagar el tratamiento ese mismo día, porque la oferta maravillosísima que tenían acababa ese mes y nunca más estaría a ese precio. Ah! y por supuesto con estupendas condiciones de financiación. Me dio la sensación de que me querían encasquetar un producto, como si estuviese comprando una televisión en MediaMarkt aprovechando el Black Friday.
  • Le comenté a la comercial que quería visitarme con la doctora, ya que se suponía que la primera visita era médica y gratuita. Puso mala cara pero me busco hueco en la agenda. La doctora me vovlió a insistir en que mejor FIV y no IA porque éramos un caso difícil. Esta señora contradecía la opinión de la ginecóloga de la seguridad social, de mi ginecóloga de la mútua que me operó y sabía exactamente mis opciones para concebir y de la doctora de la otra clínica.
  • Me dijo que claro que seguramente tenía endometriosis no diagnosticada, que fuese a la consulta de su amiga la doctora nosequé que era experta en endometriosis. Cuando le dije que dudaba mucho tener endometriosis porque me habían operado hacía un año de miomas y que mi ginecóloga era de mi total confianza y acababa de hacerme una revisión y no había visto nada, le molestó y dijo que claro, que mi ginecóloga no era experta. Sin comentarios lo de poner en duda a una colega

  • Me hizo una ecografía que me dolió como nunca me había dolido una eco y ahí estaban dos bultitos en mi endometrio. Su sonrisa triunfal y su mira mira lo que te decía, fue un poema. A mi la verdad que me parecieron embriones pero al no ser ginecóloga me cagué un poco en todo.
  • Nuevamente me volvió a ofrecer vitrificación de óvulos, congelación de embriones y demás técnicas que son buenísimas pero cuando hacen falta.
  • Como obviamente había que pensárselo, a la semana empezaron las llamaditas para presionar porque claro, se acababa la oferta que me habían hecho.
La cuestión es que salí superdesanimada, cuando ya tenía las cosas claras y el itinerario a seguir éstos me planteaban otra forma de hacerlo y sobretodo resultaba que tenía endometriosis...horror!!!!!Pasados unos dias recapacité y decidí pasar de esta clínica, no me cuadraban ni las formas ni el modo de actuar. No me faltaba razón, las endometriosis que diagnosticó esa señora no eran lesiones de endometriosis sino embriones, ya estaba embarazada y esa señora fue incapaz de darse cuenta.
En resumidas cuentas, para elegir una clínica debes sentirte a gusto y confiada en ella, que tenga buenas estadísticas de éxito. Desconfía de clínicas que son una cadena y han aparecido como setas en pueblos y ciudades, que creen que debes esconderte porque necesitas RA, que tienen un afán claramente comercial y no de servicio sanitario.