dijous, 22 de febrer de 2018

Infertilidad y Esterilidad

Llevo bastante tiempo dándole vueltas a por donde quería empezar el blog.
Como os explicaba en la entrada de presentación, cuando decidimos que era el momento de ser padres  nos enfrentamos a un embarazo que parecía no querer llegar nunca.
Durante todo el proceso y también cuando la enana venía en camino sentía la necesidad de poder compartir mi experiencia y así ayudar a quien se encuentre en una situación similar. Una vez llegó Paula me encontré ante una maternidad primeriza, sin más familia cerca que mi marido y yo y un sinfín de situaciones que se han ido presentando a lo largo de este año que también me gustaría compartir.
Por eso, y para mantener la primera idea que tuve respecto al blog, quisiera empezar analizando la infertilidad y sus causas.
En general usamos los términos esterilidad y infertilidad como sinónimos, pero esto no es correcto. Se dice que una pareja es estéril cuando no pueden concebir, mientras que la infertilidad hace referencia a la incapacidad de llevar a término un embarazo.
Cuando estás intentando concebir te da la sensación que todo el mundo es súper fertil (menos tu), y alucinas en colores cuando escuchas cómo otras se han quedado embarazadas nada más ponerse a intentarlo o la típica historia de la chica que se queda embarazada su primera vez. Pues aunque parezca mentira es para alucinar y mucho, te explico el porqué.
El Ser Humano como animal es un auténtico desastre y es difícil entender cómo no nos hemos extinguido antes (bueno no tan difícil de entender). Y es que  nuestro éxito reproductivo es muy muy bajo, sólo un 25% de posibilidad de embarazo en cada relación sexual.
El embarazo es en realidad el resultado de una lotería, de una serie de casualidades que tienen que darse si o si y que si te paras a analizar parecen casi imposibles. En una pareja sana, sin problemas de fertilidad, para conseguir el embarazo tienen que coincidir que ambos se encuentren en un estado casi óptimo de salud, sobretodo la mujer, y por óptimo me refiero no sólo a físicamente sinó también emocionalmente, que el momento de la relación sexual no sólo sea el día de la ovulación sinó en el momento de máxima actividad hormonal, que los espermatozoides estén en la cantidad y sean de calidad apropiada y que uno de ellos como mínimo atraviese las barreras del óvulo. Barreras químicas que ni la frontera de EEUU.

Por si todas estas coincidencias fueran pocas, además hay que pensar que existen una serie de factores extrínsecos que complican aún más la situación. La edad avanzada de la madre, el estrés, el sobrepeso y el bajo peso, el consumo de alcohol, drogas y tabaco...
Como veis conseguir el embarazo es algo muy complicado. Por tanto, aunque resulte muy frustrante, a veces conseguir el embarazo no es más que una cuestión de tiempo y paciencia, pero si después de un año intentandolo ( 6 meses si los futuros padres tiene más de 30 años) no se consigue concebir, puede que os encontréis en una situación de esterilidad.



dilluns, 19 de febrer de 2018

Presentaciones

Después de muuuuchos meses dándole vueltas a la idea por fin me he decidido a iniciar un blog sobre la maternidad, una maternidad que casi no llega, que me sorprende cada día y me ilusiona a cada segundo.
Pero permitidme que empiece por hablaros un poco de mi y porqué estoy aquí. Soy Cris, una mamá bastante novata que vive enamorada de su ratoncita Paula, una preciosa morenaza de ojos azules que acaba de cumplir un año. Podría definirme como bióloga con amor, profesora por vocación y mamá con adoración.
Siempre tuve muy claro que quería ser madre, pero el momento ideal no llegaba y se fue retrasando, ¿qué os voy a contar del ritmo de vida y los tiempos que nos marca la sociedad actual?.
Si a esto le sumamos otras circunstancias que ya os iré contando, el resultado es que cuando te planteas que a pesar de no haber llegado el momento ideal,  te encuentras con que el embarazo no llega,
Cada mes que pasa o incluso algún año, las ganas de ser madre se multiplican como una necesidad más biológica que racional, y aunque no quieras y te insistan que no te debes obsesionar, te encuentras inmersa en una situación muy dificil, que gira alrededor de ese ansiado embarazo, y estas llena de una sensación de soledad, desamparo, y de mucha incomprensión.
Durante este proceso, que en mi caso se extendió casi 5 años, además de la parte emocional que pesa y mucho, me di cuenta que hay una parte médica que es dificil de entender y saber gestionar y que en realidad nadie te explica, o lo hacen de aquella manera. Por mi parte tenía bastantes cosas claras y digamos que el porqué de muchas cosas lo tenía bastante claro. Al acabar la carrera estuve trabajando en un laboratorio de fertilidad y entendía o incluso yo misma podía darme respuestas a algunas dudas, pero esta no es la situación de todo el mundo. No tod@s entienden conceptos médicos o no se atreven a preguntar. ¿Quizá podría ayudar a aquellas personas que se esten pasando por esto a entender el fundamento biológico de lo que estan viviendo?
Después llegó el embarazo ( esa historia da para una o dos entradas en el blog) y descubrí un mundo de pruebas médicas, emociones e ilusiones que, aunque hay muchos blogs que lo tratan, también me encantaría compartir.
Y al final por supuesto, después de todo esto, llega Paula, y con ella te enfrentas cada dia a retos y historias que te llevan por todo tipo de emociones y situaciones tan cotidianas y a su vez tan únicas que si no se las cuentas a alguien revientas.
Por eso estoy aquí, me encantaría poder ayudar con mi blog a esas futuras mamás que lo ven ahora mismo todo muy negro y no saben por donde tirar, explicando mi experiencia y aportando mi granito de arena. También me gustaría compartir mi maternidad y esas situaciones que se viven cada día con ella y que tan pronto te saltan las lágrimas como te hacen partirte de risa o hacen salir a la leona que llevas dentro.
Espero que os guste acompañarme en este viaje.