dimecres, 23 de maig de 2018

Medicación para mejorar la calidad espermática

Hola! Estaba pensando sobre que quería contaros en esta entrada y de repente me acordé de lo que nos pasó con las "vitaminas" que tuvo que tomar mi marido para que viniese la enana.
Entre los problemas de fertilidad más comunes en los papás, están aquellos que afectan al esperma.
Nos podemos encontrar diferentes situaciones:

  • Problemas en la cantidad de esperma: Que pueden ser la ausencia de espermatozoides (azoospermia), que hayan en cantidad muy baja, por debajo de 100000/mL( criptospermia,) o en cantidades inferiores a 15 millones/mL (oligospermia).
  • Problemas en la calidad del esperma: Ya sea por que se ve afectada la movilidad (astenozoospermia) o la forma (teratozoospermia).
  • Problemas de cantidad y calidad o oligoastenozoospermia.
  • Necrospermia: Una gran cantidad de espematozoides aparecen muertos.
Las causas de estos problemas pueden ser variadas, desde algún problema fisiológico como obstrucción o alteración de las vesículas y conductos seminales a causas desconocidas o de origen genético.
Si no te encuentras ante un problema físico (obstrucción o malformaciones de los conductos seminales), la ginecóloga puede recomendaros algún complejo vitamínico para mejorar la calidad y cantidad espermática. He estado investigando y por lo visto hay varias marcas, nosotros tenemos experiencia con dos, Seidiferty y Andromas. Os cuento nuestra experiencia.

En la primera consulta con la ginecóloga de la SS en que plateamos que ya llevábamos tiempo buscando embarazo sin éxito nos recomendó empezar con Andromas y nos explicó que eran una vitaminas que podían ayudar.
La verdad que fui bastante excéptica al respecto y cuando fuimos a la farmacia y nos dijeron el precio como que tuve menos fe en la medicación en cuestión. Aún así la compramos, en aquel momento solo lo había en sobres y por lo que mi marido comentaba con un "agradable" sabor a pescado y color naranja. Lo bautizamos como Tang de pescado.
La segunda caja ya ni la compramos porque me parecía un timo.
Unos años después, un día hablando con una amiga que acababa de tener a su bebé después de muchos años intentándolo surgió el tema de las vitaminas para el papá. Me explicó que su marido tenía una muestra espermática malísima, prácticamente diagnóstico de azoospermia y que después de tres cajas de Seidiferty la muestra había sido normal.
Así que me puse a investigar al respecto y si, la efectividad de estas vitaminas es alta pero averigüé varias cosas: la efectividad máxima de estas vitaminas es después de 3 meses tomándolas, lo ideal es combinarlo con un complejo vitamínico general y ayudar con una dieta rica en proteínas y por supuesto equilibrada. Lo comenté con la ginecóloga y me dijo que si, que las probáramos.
Siempre digo que no me quedaba embarazada por la conjunción de pequeños factores que estaban en contra que por si mismos no hacían nada, pero juntos me fastidiaban. Pues al revés lo mismo, me quede embarazada gracias a pequeños factores que sumaron y ayudaron en el proceso de embarazarme. El Seidiferty es uno de esos factores que seguro que ayudo y mucho.
Por cierto, el precio ronda los 57-60€ y vienen 60 cápsulas y por supuesto no las cubre la SS :( 
Antes de tomar nada consúlta a tu médico.


dijous, 17 de maig de 2018

ESTIMULACIÓN OVÁRICA

Hoy me gustaría retomar el tema de la RA y hablar de la estimulación ovárica.
Una vez ya se tiene marcado el camino a seguir en la RA, es decir, ya te has hecho todas las pruebas y en la clínica te han dicho si empezáis relaciones programadas, os hacéis una IA, una FIV u otra técnica y tenéis fecha para hacerlo, el primer paso suele ser la estimulación ovárica.
¿Qué es?como su nombre indica estimular al ovario a cumplir su función, vamos, decirle algo así como, eh chaval!espabila y haz tu faena!
Se trata de hacer que maduren varios óvulos a la vez ,controlar el ciclo, y así aumentar las posibilidades de embarazo. Para conseguir esto toca pincharse una serie de hormonas que van a provocar la maduración de los folículos, controlar el ciclo menstrual, inducir la ovulación y reducir el control del cerebro para hacerlo con las hormonas que nos pinchamos.
Durante unos dias tendrás que pincharte cada día la medicación. El pinchazo es muy sencillo, te dan una especie de boli con una agujita finita para que te pinches en la barriga, esto os lo enseñan a hacer y de verdad que es muy fácil. No os voy a engañar, el pinchacico pica un poco, no mucho, pero cuando llevas varios días acabas hasta el gorro. En estos momentos es cuando te tienes que visualizar a ti misma con tu bebé en brazos.
¿Cuantos días te tendrás que pinchar? Pues depende de tu caso, pero hay dos protocolos según el tipo de hormonas que te tengas que poner. Si te pautan ciclo corto dura unos 15 días, si te marcan un ciclo largo, hay una fase de preparación en el ciclo anterior y dura por tanto unos 25-30 días.
Respecto a la cantidad de hormonas que te tendrás que inyectar, también va a depender de cada caso. En principio, si estás en fase de relaciones programadas o una IA la dosis será más baja, para la FIV las dosis son más altas ya que hay que extraer cuantos más óvulos mejor para fecundarlos y aumentar la probabilidad de éxito.
A mi todo lo que sea trastear con hormonas me da mucho respeto pero la verdad que hoy en día se tiene tantísimo control y se conoce tan bien las rutas de funcionamiento de las hormonas que puedes estar tranquila. Al estar todo tan afinado se han reducido mucho los efectos secundarios de la medicación, y si todo va bien notarás los síntomas de una regla un poco más puñetera, retendrás un poco más de líquido, sensación de hinchazón, cambios de humor y poco más.
De complicaciones raras como en cualquier protocolo médico siempre hay pero no vamos a hablar de ellas.
En cuanto al precio, para IA o relaciones programadas está en torno a los 400€, para FIV o ICSI sobre los 1400€. Si vas por la privada en la seguridad social no te podrán hacer la receta ya que es medicación que necesita el sello del inspector y sólo la puede recetar un especialista. Así que sólo te cubriría en caso que te estén llevando en la seguridad social.



dilluns, 14 de maig de 2018

COMO ME ENTERÉ DE MI EMBARAZO

Supongo que a todas nos parece increíble el momento en que vemos las dos rayitas en el test, y si llevas años buscándolo ya ni te cuento, pero a mi la historia de cómo me enteré me parece casi de cuento.
Después de haber empezado el año derrumbada porque veía imposible quedarme embarazada, inicié los trámites de buscar clínica y empezar a mover el tema RA. DEspués de unas cuantas vueltas que ya os he ido contando, en abril posría haberme hecho la primera IS.
El caso es que estaba tan estresada que decidimos postponerla hasta junio, cuando cogiese vacaciones y las ida y venidas a Barcelona las podría hacer libremente sin tener que estar pidiendo permisos o dar explicaciones.
No se si os he dicho alguna vez que todos los meses tenía algún síntoma de embarazo, si me dolían los pechos o estaban inchados pensaba que estaba embarazada, si una noche dormía como un tronco, estaba embarazada, si me notaba cansada, de mal humor...embarazada. Imagináos cuando me venía la regla el bajonazo tremendo. Además en el bolso llevaba una libreta con todos los test de ovulación pegados, las fechas de las reglas, cuanto me duraban y demás. Vamos obsesionada a niveles enfermizos.
La cuestión es que cuando en abril decido postponer el inicio del proceso hasta verano me harté de hacer pis en palitos y lo mande todo "a fer la mà" como dicen en mi tierra. El dia de Sant Jordi monté una parada de artesanía en Barcelona y cuando voy al baño y veo que mi querida amiga la menstruación había hecho acto de presencia me acabé de derrumbar.
El 22 de mayo era el último día de clase de mis alumnos así que organizamos un día con actividades especiales, entre ellas juegos clásicos como el pañuelo, ponerle el rabo al burro o saltar a la comba. Yo ni corta ni perezosa decidí jugar con tacones, con mis kilitos y con mis añitos al pañuelo. Antes de empezar a jugar me pasó por la cabeza el flash de, a ver si estoy embarazada, como me caiga...(cosa que aparté de mi mente porque esa mañana había empezado a manchar, de hecho me regañé a mi misma por esa obsesión de pensar constantemente en que estaba embarazada).
Empiezo a jugar y ZAS al suelo con una torsión del tobillo y la rodilla antinatura. Aguanté el dolor como buenamente pude hasta que al ver que no se me pasaba llamé a mi marido para que me llevase al hospital.
En el coche iba rayadísisma, le dije que tendría coj... que esté embarazada, porque claro si lo estoy no me voy a hacer una rediografía, bla bla bla, y me contesta el con toda la calma del mundo, pues hazte la prueba, si tienes tests en casa.
Total que nos vamos a casa antes de ir al hospital y me hago el test. Cuando al ratito empiezo a intuir las dos rayitas yo ya estaba flipando. Como muchas veces en los tests de ovulación yo veía dos rayitas y mi marido no, salgo del baño medio despelotada y le pregunto: ¿Cuantas rayas vez aquí?, dos me contesta tan tranquilamente...Ah! pues estoy embarazada. Nuestras caras eran para habernos grabado, estábamos en shock, por fin conseguía el embarazo, cuando menos me lo esperaba y me enteraba de la forma más rara.
Lo que vino después os lo cuento otro día.




dimarts, 8 de maig de 2018

El día de la madre cuando intentas quedarte embarazada

El domingo fue el día de la madre, un día que es especial y no sólo desde que llegó la enana a mis brazos.
Cuando estaba viva mi madre me encantaba elegir su regalo, semanas antes ya estaba pensando en qué comprarle o hacerle, llevarla a comer fuera y hacerla feliz, ella se lo merecía. Cuando murió no quise que este día fuese triste, aunque está en mi pensamiento a diario ese día si cabe pienso más en ella.
El primer año que estuve sin ella además me habían operado hacía una semana de los miomas así que aunque me pilló un poco bajita de moral, decidí buscar el lado positivo a la situación y pensar que estaba en el camino a la maternidad así que también era mi día.
Al año siguiente, totalmente inmersa en la vorágine de la RA sentí que si o si ese día yo también tenía mucho que celebrar porque, al fin y al cabo luchar durante tanto tiempo para ser madre ya te convierte en madre.
Y como la vida cuando la analizas de año en año no deja de sorprenderte, al año siguiente ya tenía a mi enana conmigo, con tres mesecitos recién cumplidos y haciéndome más feliz que una perdiz.
Este año como cualquier domingo lo he pasado con ella, disfrutándola y mimándonos, sin necesitar absolutamente nada más que su alegría y felicidad, porque con ella, todos los días son el día de la madre.
Así que si estás en proceso de maternidad te deseo aunque sea con retraso un feliz día de la madre, porqué tu ya eres mamá y eso no te lo puede negar nadie.

dijous, 3 de maig de 2018

Conciliación, concilia que...?

Hola!
Hoy no voy a hablar de infertilidad, me gustaría alternar las entradas sobre infertilidad con las de la maternidad. No voy a contaros paso a paso lo que hace o deja de hacer mi enana pero si que es cierto que a lo largo de este primer año me he encontrado ante situaciones inesperadas que han sido como una bofetada de realidad. La primera la famosa conciliación.
Para que os hagáis una idea de la situación, mi marido y yo vivimos en Cataluña pero somos Valencianos, nuestra familia y amigos están todos en Valencia y la poca familia que tenemos aquí son mayores y están a 50 km nuestro. Además el único abuelo que tiene mi hija vivo es mi padre, que aún trabaja y vive en Valencia. Vamos que estamos los dos solos, solos.
Yo soy profesora interina de secundaria, interina pero llevo 12 años trabajando de los cuales los últimos 8 antes de nacer mi hija en el mismo instituto. Mi marido después de ser parado de larga duración acaba de empezar en una nueva empresa.
Bien, la cuestión es que me quedo embarazada y me caigo en el instituto, de los gemelos que esperaba pierdo uno y además me trituro el pie y la rodilla. Total que me paso unos cuantos meses de baja y luego la maternidad.
El día antes de reincorporarme el "señor director" me comunica que recorta mi plaza de cara al curso siguiente, se ha dado cuenta con mi ausencia que no soy indispensable. Me ahorro lo que pienso de este señor y de su capacidad de dirigir un Instituto porque eso daría para un blog entero.
La cuestión es que nos plantamos en septiembre, mi nena de 9 meses empieza en la guardería, así a bocajarro 7 horas seguidas y yo a trabajar a 50 km en un centro nuevo en el que no me conocen de nada.
Y aquí empieza el calvario. Las -itis, osea, otitits, gastroenteritis, amigdalitis, laringitis... Cada vez que la niña se pone malita es un problemón y además en la guardería son también un poco histéricos y nada empáticos. Ahora me explico.
La chiquilla se pone malita y no tienes derecho a pedir permiso, el hecho de que los profesores tengamos dos meses de vacaciones (falso) implica que no tenemos derecho a días de asuntos propios ni a cogerlos a cuenta de vacaciones, mucho menos para cuidar a nuestros hijos. Si no tienes abuelos como es el caso, tienes que echar mano de una canguro.
Coger una canguro es muy complicado, tiene que ser alguien de confianza, le vas a dejar las llaves de tu casa y el cuidado de quien más amas en el mundo, por no hablar del hecho de que cuestan dinero, obviamente. Pero para mi hay algo que me duele mucho más, no poder dar consuelo a mi bebé cuando está malita, no poder ser yo quien la cuide y mime si tiene fiebre.
En la guardería no nos lo han puesto fácil. A la que tiene dos décimas de fiebre ya te están llamando histéricos para que te la lleves, como estoy a una hora de camino empiezan a presionar y me han hecho sentir mala madre por no poder volar con el coche y no tener un batallón de canguros sentadas a la espera de que yo las necesite.
Más de dos veces me han llamado que estaba a 37,5 de fiebre (eso no es fiebre), llegar a por ella entrar en la clase y no poder ni respirar del calor. Sacar a la niña, refrescarla y llegas a casa y ya no tiene fiebre ni la vuelve a tener , además como por normativa si tiene fiebre debe estar 24 horas en casa, ya tienes el problema servido.
Otro día me llamaron, que fuese rápido que había vomitado después de comer. A ver, los bebés vomitan no pasa nada, deberían saberlo.
Ya en estos casos ya ni la llevo al pediatra, porque cuando llegas y le dices, mira ha tenido unas décimas pero no ha llegado a 38 y le ha bajado sola la temperatura al refrescarse, no tiene absolutamente más síntomas, o ha vomitado y nada más, el pediatra te mira con una cara mezcla de me estás haciendo perder el tiempo y se nota que eres primeriza.
Todo esto por no hablar de cuando han convocado una reunión a la que no podíamos llevar a los niños y si no tienes con quien dejarlos pues, te pierdes la reunión (total que me van a explicar, que mi hija come, duerme y caga bien? eso ya lo se).
Con todo este tostón que os he soltado, lo que quiero explicar es que para mi conciliar es mucho más que pedirle al gobierno una subvención, o ampliar las semanas de baja de maternidad (que sería genial), es que toda la sociedad entienda que tienes dos manos, que si faltas al trabajo para cuidar a tu hij@ no es escaqueo, que deberíamos poder atender a los hijos sin tener que echar mano de abuelos porque no todos tenemos esa suerte, que hubiesen guarderías públicas gratuitas como los colegios, que una reducción de jornada para cuidar a un hij@ no sea un lujo por el recorte de sueldo que implica...

dissabte, 28 d’abril de 2018

Pulsera para quedarse embarazada

Hace días vi la noticia, el primer bebé en España que nace gracias a una pulsera que te indica los 5 días más fértiles de tu ciclo.
Se trata de una pulsera, similar a las que usan los runners, que con sus sensores mide diversos parámetros de tu cuerpo y con ello predice el momento más fértil del ciclo.
Parece una opción interesante, si me animo a ir a por el 2º no descartaría probarla, porque acabé de las tiritas de ovulación hasta el moño. Lo malo el precio 250€.
Os dejo el link a muy interesante donde lo explican bastante bien.
https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/una-pulsera-inteligente-para-buscar-el-embarazo-531492687854


divendres, 27 d’abril de 2018

Cuando a tu alrededor todas están embarazadas menos tu

Una de las cosas que más sufrimiento me generó de todo el proceso fue que coincidió que todas mis amigas se quedaron embarazadas durante el tiempo en que yo estaba intentándolo sin éxito. Y es que cuando algo que se supone que es fácil de conseguir no llega y ves como a todos los que te rodean les ocurre con tanta facilidad te frustras como no está escrito, o al menos es lo que me pasó a mi.
En ese momento era consciente de que tenía envidia pura y dura, pero oye, ¿y qué?, estaba agotada y ellas tenían lo que yo no conseguía.
Al principio lo llevé con deportividad, se formaba un nudito de dolor al que ignoraba y tiraba para adelante. Que conste que cada embarazo de mis amigas me daba mucha alegría, pero dentro de mi había un puntito de dolor.
La cosa empezó a empeorar cuando mi primo, que es como mi hermano, anunció que iba a tener un bebé. Adoro a mi primo y ese bebé me llenaba de alegría, la quería tanto como a su padre y estaba deseando conocerla, desde que supe que venía a este mundo la amé con todo mi corazón, pero... no podía evitar sentir esa pena, ese dolor por no ser yo la que estaba esperando un bebé. Creo que fue de las sensaciones más raras que he experimentado en mi vida, alegría y pena a la vez además de enfadarme conmigo misma por ser tan egoísta y no sentir sólo alegría. La tontería se me quitó en cuanto la tuve en brazos por primera vez, ya sólo sentía amor y emoción.
Toqué fondo cuando una de mis mejores amigas se quedó embarazada. Recuerdo que estaba dando una clase particular a un niño y en un momento que miré el whatsapp vi la ecografía. Buff!!!, las lágrimas se me saltaron solas, no las pude controlar. Imaginad el niño con que cara me miraba, me levanté diciendo que tenía alergia a las flores que había en la mesa y me fui al baño a intentar calmarme. Acabé la clase como buenamente pude y nada más salir llamé a mi tía, necesitaba verbalizar lo que estaba sintiendo, me superaba la situación. Nuevamente era esa mezcla de alegría por el bebé que viene y dolor por el que no viene, esta vez sentía más dolor que otra cosa, y a esto tocaba sumarle el sentimiento de culpa por ser tan egoísta.
A veces creo que soy una especie a Ave Fénix que sale reforzada de sus cenizas. Aquí toqué fondo y decidí trazar un plan ( cuando tengo un problema difícil trazo planes para solucionarlos, igual no funcionan pero me da tranquilidad saber que tengo un plan al que atenerme). Se había acabado el sentarme a esperar que llegase el embarazo, tenía que conseguir el dinero de donde fuese para ir a una clínica de RA, ya tenía ahorrada una parte, así que esa semana empecé a moverme, pedí cita en la clínica que ya tenía elegida y empezó la siguiente fase del proceso que ya os iré contando.

Desde la distancia analizo las sensaciones que viví en aquellos momentos y creo que tenía derecho a sentir ese dolor, era completamente comprensible y no debí juzgarme a mi misma por sentirme así. La pena por no conseguir lo que yo quería habría sido la misma, pero al menos me habría quitado de encima esa sensación de culpabilidad y egoísmo.
Si estáis pasando por algo así no os juzguéis, los sentimientos son los que son y no puedes controlarlos. Si crees que no puedes manejar la situación ponte en manos de un profesional, o al menos comparte lo que sientes con alguien que te de su apoyo, no te enfrentes a esto sola.